Receta del Día
BLOG ¿Está limpia tu cocina?

Mantener tu cocina limpia es algo necesario, ya que es el lugar donde se manipulan los alimentos que tú y tu familia consumen. Con unas pautas de higiene básicas puedes prevenir la contaminación cruzada y proteger la salud de tus seres queridos.

La mayoría de veces se acostumbra a limpiar únicamente la suciedad visible, sin embargo, no estamos cuidando de atacar a los microorganismos. Para esto, es necesario seguir un proceso de limpieza y desinfección utilizando los instrumentos y productos necesarios.

Normas básicas de higiene

Todos sabemos lo importante que es mantener las manos limpias antes y después de preparar la comida, luego de utilizar el baño, llegar de la calle o estar en contacto con las mascotas. Para este particular, te recomendamos utilizar agua tibia, jabón y secar bien. Usa guantes de goma al momento de lavar los platos, así cuidas tus manos y evitas estar expuesta a los microorganismos.

Los utensilios

Son los que entran en contacto directo con los alimentos con mayor frecuencia, por lo que se recomienda limpiarlos después de cada uso.

Especialmente los cuchillos y tablas de cortar deben lavarse cuando se van a utilizar en distintos alimentos, por ejemplo, carne y verduras o alimentos crudos y cocidos. Incluso se sugiere tener varias tablas para distintos alimentos.

En el caso de los platos y cubiertos, se aconseja remover los restos de comida antes de que se sequen, fregarlos con un lavavajillas apropiado y secarlos al aire libre. Evita dejar los platos sucios apilados en el lavabo.

Los electrodomésticos

Tenemos que poner especial atención en las puertas, manijas de apertura, interiores y posibles salpicaduras. En tu refrigeradora, los alimentos deben estar correctamente almacenados y en los lugares destinados a cada uno.

Si posees un extractor de olores, una limpieza y desinfección periódica te ayudan a prevenir la acumulación de grasa, que es el ambiente donde más sobreviven las bacterias. Lo mismo aplica para tu horno de cocina. Utiliza un producto desengrasante al momento de asear.

Los trapos y esponjas

Requieren un lavado frecuente y lo mejor es evitar que permanezcan húmedos. Lo mismo ocurre con las esponjas de lavado, límpialas bien después de usarlas y mantenlas secas.

Las zonas de la cocina

Existen lugares de nuestra cocina a los que debemos prestar mayor atención. Los mesones o encimeras suelen estar en contacto directo con los alimentos, se recomienda lavarlos antes de comenzar a preparar los alimentos y desinfectarlos periódicamente.

Para el lavado es preciso utilizar un detergente y frotar muy bien, así nos aseguramos de eliminar posibles acumulaciones de bacterias; luego enjuagamos y finalmente aplicamos un desinfectante.

En el caso del lavabo, este proceso debe realizarse a diario ya que es uno de los sitios más propensos a infecciones debido a la humedad. Lo ideal es secarlo después de la limpieza.

La alacena y los cajones deben vaciarse, limpiarse y desinfectarse periódicamente, puesto que en ellos almacenamos ciertos comestibles, utensilios y cubertería.

Finalmente, no olvides mantener aseados tus pisos y paredes con un limpiador multiusos.

Si no conocías estos consejos, esperamos que te ayuden a la hora de mantener limpia tu cocina.

Cargando